30 años o Un post para Robert

Yisell

Querido Robert,

Queridísimo. ¿Así que has llegado a la mítica edad de 30 años? Y cuéntame, qué se siente. ¿Algo raro? ¿Duele? Espero que no, porque me va faltando poco y no me gusta lo que provoca dolor, ni lo que mete miedo. Que hayas aterrizado en los 30 y lo que eso presupone para quienes vamos detrás de ti, aunque no lo creas, es lo que me llevó a este post, junto a tu cumple, claro… porque viejito de mi alma ¿ya viste cuánto tiempo hemos vivido juntos?…

Nos conocimos en el 2006. ¡Hace 9 años! Increíble. Y fuimos novios (otra cosa que nadie me creería) y ahora nos queremos mucho, aunque a veces nos perdamos de vista, y nos hagamos los desconectados, y me evadas el chat, o no te llame, o me pelees y yo 😛 ni te haga caso. Pero así son los amigos ¿o no?.

¿Recuerdas nuestro primer encuentro? Yo tampoco. No sé por qué siempre pasa eso con la gente que quiero mucho. Por el contrario, cuando se trata de personas menos significativas, siempre me acuerdo de a quien vi por primera vez en un parque, o mientras compraba en alguna cafetería, o porque se metió en una conversación que sostenía con otra persona. En fin, que parece que los momentos más placenteros tienden a borrarnos la memoria.

Lo que sí recuerdo es aquella noche en Baracoa hace 9 años, los muchos cumples que pasamos en Las Tunas junto a Xiomara y Roberto y tantos amigos, las borracheras (extremadamente vergonzosas —para mí, claro— algunas), nuestros viajes en tren, la abundancia de fotos, las Romerías y las Gibaras para los extremadamente pobres (como nosotros), los cariños compartidos con kico (¿recuerdas el colchón con cositas que picaban?), las graduaciones, las partidas, los abrazos, y los quieros de Guantánamo a Las Tunas, de Las Tunas a La Habana y de La Habana al cielo…. Bueno, ahora los quieros deben repartirse entre el cielo y una ciudad perdida por la política y ganada por el amor tú sabes hacia quién.

Debo despedirme ahora, estoy en un sitio prestado con una conexión prestada. Pero antes te dejo mi felicidades en forma de post y mis buenos deseos… para ti, que sobreviviste un accidente, no sé cuántos trabajos y tienes unas ganas de comerte al mundo tan grandes y tan lindas como las que tengo yo de comerme tus dulces.

Voy para tu casa hoy. Espérame. Y aléjate de la cocina.

Yisy

3 comentarios en “30 años o Un post para Robert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *