Mis putas (I)

Está tan, pero tan, pero tan buena y sencilla esta historia que he decidido rebloguearla. Todos tenemos nuestras travesuras escondiditas en la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *