La muerte te fuma

Una vez intenté fumar, y acabé catarrienta. La garganta me dolió por varios minutos, infinitos minutos, y me arrepentí más rápido de lo que me hubiera gustada de mi aventura. Todavía no entiendo que le hayan a esto los fumadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *