Botar o no botar, ¿esa es la cuestión?

De mi amiga Dunnia: una verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *