I Foro Nacional Arte-Escuela-Comunidad en las montañas de Yateras, en Guantánamo

Texto y fotos: Arlin Alberty Loforte

Tomado del periódico Venceremos de Guantánamo

 Conocí Monte Verde, un Consejo Popular entre las lomas de Yateras, aunque el camino a veces casi se levantaba a nuestro paso, cuando tanta escarpada exigía el máximo a la camioneta en que andábamos, como si se negara a mostrarnos sus riquezas.

Y es que hasta allí llegaron 60 jóvenes instructores de arte de la Brigada José Martí de varias partes del país (Las Tunas, Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo) a intercambiar experiencias en el Foro Nacional Arte-Escuela-Comunidad.

Sesenta muchachos (instructores de arte todos) de varias provincias  se fueron hasta Monte Verde y tocaron el corazón de sus gentes.

“Esta fue una gran oportunidad para la reflexión, para debatir sobre el instructor como agente dinamizador dentro de las comunidades y su papel en los procesos socioculturales”, explicó a Venceremos Idaliena Díaz Casamayor, presidenta provincial de la Brigada de Instructores de Arte en Guantánamo.

Dos jornadas ocuparon el Foro que sirvió para desde allí conocer y participar del proyecto El amor toca a tu puerta, de referencia en el liderazgo social y que desde el 2005 cambia la realidad entre estas lomas.

“El arte como la metodología para la transformación, la cultura popular tradicional, las relaciones escuela-comunidad en el contexto actual, la familia de este siglo, el trabajo cultural comunitario y la gestión de proyectos, así como la educación en valores, fueron los principales ejes temáticos del encuentro, en un lugar como Monte Verde, donde tanto han logrado los instructores de arte”, argumentó Lilian Luna Cordero, miembro de la Dirección Nacional de la Brigada.

Una exposición de artesanía que mostraba las habilidades para tejer con fibra vegetal, desde canastas para la recolección de café, hasta juegos de muebles muy útiles, estaba en la entrada del Círculo Social Reinaldo Góngora de Monte Verde, que acogió las secciones teóricas.

Hasta personas como Katuca, una señora enferma, salieron tras el toque de los instructores a sus puertas.

Hasta los talleres y conferencias llegaron los vecinos del lugar. Se acercaban a escuchar, a aprender y fueron protagonistas del suceso cuando aquel grupo de jóvenes salió al camino a tocar puertas y entregar el amor que tanto cura.

El paso hasta casa de Katuca lo marcaba el ritmo de un estribillo contagioso y hasta algo sin sentido: “Voy a coger el tren para Baracoa, hay penetración del mar en Yateras”… así al son de guitarra, guayo, timbales… avanzaba el cuadro apretado de muchachas y muchachos que “enfermaban” a todos de alegría.

Cristina Pérez Góngora, ese es el nombre de la famosa Katuca. Una visita obligada para los del proyecto El amor toca…, que ha cosechado el gran premio y el de la popularidad en el evento nacional del Centro de Intercambio y Referencias Iniciativa Comunitaria (CIERIC) y una nominación para el Premio Nacional de Casas de Cultura.

Esta mujer de 62 años, a las que enfermedades nerviosas imponen retos a diario, disfrutó desde un banco en las afueras de su casa de los poemas, el contagioso changüí, canciones, improvisaciones y de la planta que le llevan de regalo cada vez, para aportar a  su jardín.

Katuca bailó con su esposo, sonrió complacida, cantó, aplaudió… “Esta es la manera que tenemos nosotros de devolverle a la comunidad todo lo que ella nos enseñó, nos dio, así con amor y desde el arte”, aseguró Isael Peña Costa, coordinador del proyecto y presidente de la Brigada en Yateras.

Igualmente y en silencio, para no arruinar la sorpresa, llegaron hasta casa de Manuela Claro González. Esa era la forma ideal de acercarle a su hijo, Yoendris Almenares Claro, iniciador de El amor toca… que cumple misión en la República Bolivariana de Venezuela, y quien desde allá apoyó y estuvo al tanto de todos los detalles del Foro.

Otras actividades demandaron de las energías de los participantes. La Feria de las Tradiciones con modalidades tan únicas como la de arrancarle la cabeza al pato, la carrera de cintas y de caballos, ensartar la anilla o las competencias de caldosas, de comedores de berro, de tostadores de café y hasta la siembra del jardín Florecer Martiano en homenaje al Apóstol de Cuba, enriquecieron las jornadas.

Así ya era un hecho, el Foro Nacional Arte-Escuela-Comunidad se hizo aquí, en Guantánamo, en Yateras, entre las lomas de Monte Verde.

De este intercambio cultural en las lomas guantanameras les regalamos a los lectores de Venceremos algunas imágenes…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *