Amiga, de una novia y un cazado

Por Yisell RODRIGUEZ MILAN

NOTA: Sé, porque la escuché, que a la novia le hubiese gustado tener a todos sus amigos en la boda, en especial a los del grupón, pero kilómetros, imprevistos y complicaciones se lo impidieron…. Sólo disfruten junto a ella este paso gigante en su vida, sin cuestionamientos…

I

No sé cómo empezó esa semana del 19 al 24 de diciembre en la casa No. 25 ubicada (más o menos) en la Avenida Emilio González entre Villalón y Juan Gualberto Gómez lo que sí sé, porque lo viví, fue todo lo que sucedió desde que el tren Guantánamo – La Habana arribó a Las Tunas a eso de las 7:00 PM del día de noche buena, vísperas de una boda anunciada, aplazada y finalmente consumada.

Esa noche, la hermana de Lisi, la nieta de Lene, la hija mayor de Olga y de Danilo y una de las personas más respetadas de todo el flamante grupón de periodismo graduado el 7 de junio de 2011 en la Universidad de Oriente, andaba a sus anchas…. pelo recogido con un coquito clásico, ropa deportiva y chancletas.

Por eso, apenas arribaron las guantanameras en vez de un streep-tease masculino y bebidas (aspectos normales en las despedidas de soltera) fueron puestas a moler y picar todo tipo de cosas: queso, jamón, pollo, pepinillos, cebollas, ajos, ajíes, panes. En fin que no cortamos la crema de vié, ni el vino, ni el ron porque no se puede.

Y antes de acabar el día: se trabó la multipropósito de Olga, a la novia se le ocurrió meter el vestido blanco en una lavadora, destapamos una botella de vino blanco carísiiiiiimo que les regalaron a los futuros esposos, comimos dulces como en toda fiesta navideña y nos bañamos cuando el olor a hierro del tren y el cansancio nos venció a todos…

25 de diciembre de 2011: la boda

El día de navidad, nos levantamos como quien sabe que algo importante ocurrirá. Un amiga de Olga arribó desde las 5:00 AM para ayudar con los últimos preparativos mientras Elena corría de un lado a otro de la casa recogiendo el vestido, el maquillaje, en fin, los tarecos que necesita toda novia y que no tiene el Palacio del Matrimonio, a pesar de lo caro que es.

En tanto en otra casa, como a tres cuadras de esta, Ariel conversaba con su mamá, le pedía permiso a su abuela para transitar por los pasillos y llamaba por teléfono a Michel y a Yohandris, sus compadres, para asegurarlo todo.

A las 9:00 AM, en el palacio comenzó el tucutún…

Ariel deambulaba y todos le recomendaban (humor negro) no salir corriendo. La parejita que se pone en la cima del cake recorrió todo el salón antes de llegar sobre el dulce.  Y Elena se negó a salir hasta que llegaran el papá de Ariel y sus hermanitas…una dulce locura.

Al fin, como a eso de las 10:00 AM, desde el fondo de patio, una voz anunció la entrada de los novios. Yo no filmé video, pero andan por ahí las imágenes de un cibernético tomando de la mano a una periodista, ambos probados ya tanto en la cocina como en…otras actividades y con cinco años de relación.

Una señora, cuyo nombre jamás supe, leyó las obligaciones de los esposos (no sabía que hubieran tantas) y ellos ni cortos ni perezosos se besaron dos veces, y luego, durante el brindis, se tomaron media botella de sidra… “La alegría”, esa fue la explicación.

De ahí, el relajito: la gente quitándose los zapatos, el novio intentando bailar, los amigos de ambos dedicándoles mensajitos bochornosos para el video de la boda y los demás esperando la ensalada fría, los dulces y las bebidas tan populares de estas fiestas.

Este es el inicio de un nuevo estilo de vida para ambos. A partir de las navidades de este 2011 ellos han dejado de ser solteros, de depender de sus padres (como todavía hacemos muchos) y se enfrentarán a decisiones que solo serán capaces de responder en los momentos de crisis ¿tendremos un hijo ahora? ¿nos mudamos de las Tunas? ¿visitamos Santiago o nos quedamos cuidando la casa? Detalles… cosas de esposos que seguro a algunos nos costará entender hasta que pasemos por lo que ellos están viviendo pero de todas formas ¡ buena suerte! y ¡años de felicidad!.

  Por Yisell RODRÍGUEZ MILAN

10 comentarios en “Amiga, de una novia y un cazado

  1. Me gusta esta manera tuya de escribir como piensas y dices las cosas es lo que más me gusta de la Tita de siempre…no me hace falta leer el Venceremos para saber que vas bien Camila y no precisamente Vallejo…no fui a la boda de Ariel, no pude decirle también que aún estaba a tiempo de salir corriendo, no estuve para felicitarle ni decirles que el fondo -no muy en el fondo- los admiro y envidio, y que no se vayan de Las Tunas y que seguirán siendo mantenidos y qué gracias a ellos no me olvidé que existía un palacio de matrimnonios en las Tunas y que los jóvenes también nos casamos o cazamos, no importa y qué me hubiese gustado estar…sobre todo picar el queso y el jamón, que yo también hubiese dejado mensajitos al video…y que me lo perdone pero hay de ellos si no queda una croqueta…jjejeje…nada, que no estuve, pero sí, y que tu crónica rosa-roja me enteró de todo, como haría una buena periodista…

  2. Yisell, este post me ha llenado de alegría. Soy del primer gran grupón de Periodismo de la (H)Elena de Tunas y no sabía que se nos había casado. Llegaste tú, con el palo periodístico. Me encantó el reporte, pródigo en detalles como me gustan a mí. A Elena le das mi beso de felicitación, aunque sea por correo. Es bonito ver que los amigos van enrumbando sus vidas de esta manera. Qué lindo, qué lindo este post, en verdad, no sabes lo alegre que estoy. Un beso grande.

  3. Muy bien por Elena y Ariel. Espero que les vaya de lo mejor y que tengan una larga vida juntos, con logros profesionales y unos siete u ocho hijos como regalo divino. Las personas excepcionales merecen ser felices, ellos son de esa clase de personas. Gracias Yisel, aunque ya observe todas las fotos y contaste los pormenores (Yisel no fue por Elena ni Ariel, sino para vacilar a los primos, vecinos, sobrinos, primos, y quien sabe cuantos allegados más de los novios), me alegra leer este post, recuento escrito de un suceso especial. Tan tan tata, tan tan tata, tan tan tatata, tatatata(himno nupcial)

  4. Qué gran noticia para los que como yo, admiramos y queremos a los recien casados.Aunque no pude estar junto a ellos ese día tan especial, saben que mi mayor deseo fue todo saliera bien…y por lo contado por Yisel, así fue. Sin dudas el matrimonio es una decisión importante, por asumirla con madurez a pesar de cualquier obstáculo: los FELICITO.

  5. Ayyyyyyyyyy cazaron a mi novio, (sssssssssss no lo comentes con nadie) Me alegra muchísimo ver que al fin se hizo realidad el sueño de estos dos, de estar juntos sin tener que pedirle permiso a una carpetera o inventarse un arribo a Las Tunas un sábado cuando en realidad la Yutong llegó en la noche del viernes, ufff, creo que hablé de más. En serio me encanta verlos así tan felices, solo les deseo que ese amor nunca, nunca, nunca, encuentre fecha de vencimiento. Yisel, qué te puedo decir, cada día me cuesta menos trabajo visitar tu blog, se está convirtiendo en un sitio de obligada visita para todo periodista, sigue con tus ocurrencias y tu espléndida manera de escribir para poder seguir comentando tus trabajos.

  6. Yiyi!!!! una vez más sé que llegarás lejos con tus escritos, sin estar en Las Tunas personalmente, me pude estrapolar con la reseña, jejeje. Un millón de felicidades a los recién casados!!!! y los buenos deseos no se pueden contar para esa pareja tan decidida y enamorada.

  7. Yisel gracias por los detalles, que alegría saber que Elena de Troya se casó con Arielito, eso sí es uno de esos amores que resisten embates de cualquier tipo, gracias por los detalles, desde aquí en Cienfuegos, sentí que estuve allí y que no me perdí ni un minuto. Ah y muchas felicidades a los novios, digo recién casados. Ya fue Carmen, Helena, quién será el próximo?…

  8. Yisell gracias miles, yo también soy del primer grupo de la Elena, y no sabes cuánto me alegra que ese amor bello siga vivo. Verla a ella en el aula era casi utópico, estaba todo el tiempo en la carretera, le das un beso de mi parte…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *