Las locuras de la escritura

Escrito en una esquina de La Habana  ví este grafiti:

“Asere culto, asere libre”

 Los artistas trastocaron la gramática de la frase martiana, pero (maravilla) no el sentido. Más bien la hicieron aterrizar.

Cuando la ví recordé el corto “Utopía”, porque es verdad que el cubano lleva eso de saber cualquier cosa bien metidito en la sangre. Hasta el campesino puede sacarnos un susto. Un hijo universitario puede adoctrinar bastante bien a sus papás. Y ni hablar de los y las que deambulan por la calle a la caza de trabajos ocasionales. Esos que no parecen, pero pueden ser ingenieros frustrados, licenciados prostituidos o adictos a los documentales y los libros.

3 comentarios en “Las locuras de la escritura

  1. Pues así es amiga, todavía recuerdo el custodio de la facultad de comunicación en la Universidad de La habana que sabía alemán y disertaba sobre Filosofía clásica alemana como el más ilustre profesor de la materia, o del vendedor de libros que dominaba la literatura general como cualquiera de mis profesores de ese tema, así es la vida. Saludos y bienvenida a esto de bloguear, abrazos desde El Click…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *